Asociación Apostolado de la Oración

¿Conoces el Apostolado de la Oración?

Se trata de una asociación de fieles cuya misión es colaborar con Cristo en la redención del mundo. A menudo percibimos en nuestro mundo un olvido de Dios, de su amor, de sus leyes…. Vemos al mundo necesitado de la redención de Cristo. Y tal vez nos podíamos preguntar ¿Qué puedo hacer yo para colaborar con Cristo a la obra de la redención? Si yo puedo tan poco…

Pero para dar respuesta a este interrogante presentamos el Apostolado de la Oración. Según se puede leer en los estatutos de esta asociación, “dentro de la vocación universal al apostolado, el Apostolado de la Oración es una asociación de fieles que, por medio del ofrecimiento diario de sí mismos, se unen al Sacrificio de Cristo en la Eucaristía, en el que se renueva continuamente la Obra de nuestra redención, y de este modo cooperan a la salvación de todo el mundo por medio de una unión vital con Cristo, de la que depende toda la fecundidad del apostolado”.

¿Cómo nació el apostolado de la Oración?

A mediados del siglo XIX, un grupo de estudiantes jesuitas de la ciudad de Vals en Francia no comprendía la necesidad de tanto tiempo de formación, de estudio y de oración, habiendo tanta necesidad de evangelizar. Ellos soñaban con marchar a tierras de misión, pero de momento no podían, tenían que dedicarse al estudio de la Teología. El Padre Espiritual de esta comunidad de estudiantes, en la fiesta de San Francisco Javier, les dirige una charla. Les propone algo que va a cambiar su espiritualidad y la forma de vivir cada jornada. Les hace ver que ya pueden ser misioneros antes de desplazarse a tierras lejanas. ¿Cómo? Les enseña a ofrecer a Dios su oración y su trabajo, apoyando con su vida entera la labor de la Iglesia. Estas ideas vividas y asimiladas no tardaron mucho en propagarse y fueron la semilla de lo que hoy conocemos como el apostolado de la oración (A.P.O.R.)

Las cinco notas del Apostolado de la Oración

La espiritualidad del Apostolado de la Oración contiene cinco puntos básicos:

  1. El sacrificio de la misa y la ofrenda diaria: En la Eucaristía Cristo se ofrece, se entrega para la redención del mundo. Nosotros nos unimos cada día a este sacrificio del altar, realizando el ofrecimiento de obras cada mañana. Con este ofrecimiento toda nuestra vida, todo lo que hacemos o sufrimos por amor y en el amor de Cristo, tiene valor para la redención del mundo.
  2. La espiritualidad del Corazón de Cristo: es clave dentro del Apostolado de la Oración.  Expresa la unión de corazón a corazón con Cristo vivo. Expresa la amistad con Jesús la confianza en su Amor; sabiendo que si cuidamos de Él y de sus cosas, el cuidará de nosotros y de las nuestras.
  3. Devoción tierna a la Santísima Virgen: María es modelo de mujer orante. Es la primera co-redentora con Cristo redentor. Ella puede enseñarnos como vivir ofreciendo.
  4. Sentir con la Iglesia: unos de los fines del Apostolado de la Oración es orar y ofrecer por las intenciones del Santo Padre y del Obispo diocesano. Es muy importante ser Iglesia y sentirse parte de ella.
  5. Asiduidad en la oración: es de vital importancia no reducir el Apostolado de la Oración a un conjunto de prácticas, o solo a un tiempo concreto de oración, sino ser personas orantes. Porque el mundo y la Iglesia necesitan corazones que oren con frecuencia, que hagan de su vida oración.

En nuestra parroquia contamos desde hace años con un grupo que intenta mantener vivo este carisma y lleva a cabo estas aspiraciones, ¿te animas a unirte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.